Nuestra mente es inquieta, es dispersa por naturaleza. Le gusta saltar de un pensamiento a otro como un mono que salta de rama en rama. Su combustible es la variedad. Si queremos que se detenga, entonces tenemos que parar de proporcionarle combustible, cuando este se agota y la actividad mental cesa.  

Pero por qué querríamos que la mente pare? Porque al aquietar los pensamientos, empezamos a tener la posibilidad de acceder a un estado de superconciencia conocido como estado de #meditación, que nos proporciona mayor lucidez, más claridad acerca de quienes somos, qué queremos y hacia dónde vamos. El nombre más apropiado para referirse a este estado es intuición lineal; veamos por qué.

La #intuición es aquel conocimiento que nos llega por vía directa, sin la intervención de mecanismos mentales como la lógica, la memoria o las asociaciones; es lo que la psicología llama #insight. Como explica el @professorderose, la intuición común es como el flash de una cámara fotográfica, se enciende apenas un instante, y la intuición lineal es como el de una filmadora, que se enciende y permanece encendido por más tiempo. La intuición lineal se mantiene fluyendo voluntariamente por un segundo o más, y ese segundo proporciona un gran caudal de conocimiento. Es así como surgen grandes ideas, se comprenden cosas que intelectualmente no estábamos pudiendo comprender, y accedemos a un conocimiento más noble y más valioso para tomar decisiones.

Sí te estás preguntando si realmente es posible alcanzar ese estado, te respondo que sí! Y la forma de hacerlo es a través del entrenamiento de técnicas específicas que consisten en enfocar la atención en un solo objeto, por ejemplo un símbolo o sonido, y no analizar, no intelectualizar, simplemente contemplar. Luego de algún tiempo, al llevar una y otra vez la atención a ese punto, la mente se satura y se detiene.

¿Qué sucede cuando se expande la conciencia? Aumentan la lucidez y el autoconocimiento, nos volvemos más conscientes de nuestra relación con el entorno social y ambiental y nos descubrimos capaces de interactuar con el para mejorar el mundo en que vivimos.