Back to the top

silvina

Respiración, vitalidad, y gestión de las emociones

La respiración es la función vital más importante, de ella dependen todas las demás. Respirar bien implica vivir mejor, tener más calidad de vida, ser más productivo y sentir bienestar fisico y emocional.

Hay un estrecha relación entre como nos sentimos, física, emocional y mentalmente, y el modo en que respiramos. Y no precisamos nigún estudio ciéntifico para demostrar esto, basta con observarse a sí mismo! ¿Cómo es la respiración cuando estamos enojados o muy dispersos? ¿Y si estamos concentrados, o tranquilos? ¡Ésta relación es bidIireccional! Por lo tanto, si modificamos voluntariamente la respiración, aprendiendo a través del entrenamieto a cambiar su ritmo y profudidad, podemos transformar aquellos estados que deseamos y administrar mejor nuestras emociones, pensamientos y acciones.

En 2007 investigadores de la Universidad de Londres, demostraron que disminuir el ritmo de la respiración, contribuye para que el cerebro y el cuerpo salgan por ejemplo del estado de estrés o de un estado emocional intenso. Esto sucede porque al respirar lento se reequilibra su actividad, dejando de tener predominancia la actividad del sistema límbico (responsable de las emociones) y volviendo a predminar la del neocortex pre-frontal, la parte racional.

Para poner en práctica

El primer paso para transformar la respiración en tu aliada es que empieces a prestarle atención. Con esto ya vas a notar que empezás a respirar más profundo y lento, y vas a aprovechar mejor la capacidad pulmonar. ¿Sabías que la mayoría de las persnas utiliza apenas entre un 10 y 15%?

Cada vez que puedas tomate unos minutos, sentate en una posición cómoda con la espalda bien erguida, y entrená la respiración abdominal. Inspirá, dilatando el abdomen, exhalá contrayéndolo.
Grabate esta regla: cuando el aire entra, el abdomen sale. Cuando el aire sale, el abdomen entre. De esta forma vas a estra utilizando la parte baja de los pulmones, con una capacidad mayor que la alta, que es la que utilizan la mayoría de las personas.

Si te gustó este post, comentá, compartí y dale like! Y si querés saber más o tenés dudas, escribime 🙂