“Los pensamientos son como las piedras, construyen, entierran o matan” DeRose

Conscientes o no, voluntarios o involuntarios, nuestros pensamientos van moldeando la realidad. Los pensamientos influyen en como nos sentimos, y la forma de sentirnos determina nuestro comportamiento. En este artículo te propongo empezar a tomar consciencia de los mismos y aprender a utilizarlos para construir. ¿Cómo? A través de las técnicas de mentalización.

Según la Real Academia Española, mentalizar es preparar o predisponer la mente de alguien de modo determinado. Para hablar de las técnicas de mentalización o mindfitness es necesario ampliar esa definición, aclarando que las mismas utilizan los pensamientos de manera voluntaria y consciente. A través de la mentalización de formas, colores, sonidos y visualización de imagenes dinámicas, creamos arquetipos de lo que queremos conseguir en nuestra vida, nuestro cuerpo, nuestras finanzas, etc. Estas técnicas también pueden utilizarse para modificar creencias limitantes. La mentalización es una poderosa herramienta para transformar la realidad interior y exterior.

¿Cómo funciona esto?

El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario

El cerebro reacciona a los estímulos y envía órdenes al organismo aún cuando estos hayan sido sólo imaginados. Por ejemplo: sí imaginamos un alimento sabroso cuando estamos con hambre, comenzamos a salivar o sí pensamos en una situación desagradable o amenazadora, se desencadena una serie de reacciones orgánicas como el cambio en el ritmo cardíaco y la sudoración. Además cualquier acción que realicemos en nuestra mente, activa las mismas áreas del cerebro y crea o refuerza las mismas conexiones de neuronas que cuando esa acción es efectivamente ejecutada.

Actualmente los deportistas usan la mentalización como parte de su entrenamiento para aprender nuevas rutinas, desarrollar habilidades y aumentar su autoconfianza para las competencias. Esto comenzó en los años 80′, con un proyecto llamado Visual Motor Rehearsal cuando el psicólogo Dr Denis Waitley lo implementó en el programa olímpico de Estados Unidos. Con las investigaciones fué demostrado también que cuando los atletas imaginaban una rutina de movimientos se activaban los mismos músculos que si efectivamente los estuvieran realizando .

En mi experiencia personal la mentalización me sirve también como un recordatorio de lo que quiero conquistar, haciendo que me mantenga enfocada y que lleve a cabo las acciones necesarias para llegar a mi meta.

Para poner en práctica!

  • Elegí un objetivo. Puede ser del ámbito profesional, deportivo, afectivo o cualquier otro. Es importante que te enfoques sólo en una cosa.
  • Visualizate a vos mismo como si estuvieras viéndote en una película. Mentalizá que estás alcanzando esa meta que elegiste.
  • Visualizá todos los detalles, no pongas límites.
  • Siempre mentalizá con un enfoque positivo lo que querés conquistar. Por ejemplo, es mejor visualizarse saludable que sin enfermedades.
  • Repetí esta mentalización diariamente.

Al comienzo, para concentrarte mejor, buscá un lugar donde no te interrumpan, sentate en una posición cómoda y cerrá los ojos. Luego con un poco de entrenamiento, vas a notar que esto ya no es necesario y podrás mentalizar en cualquier momento y lugar.

Buena práctica!